viernes, 27 de febrero de 2015

El tipo de cambio y sus efectos



Continua apreciándose el dólar frente al nuevo sol, es decir, el tipo de cambio (número de soles por dólar) sigue apreciándose, es por ello que ha pasado de 2.60 a 3.10 soles por dólar, y dentro de los principales factores se tiene el anémico crecimiento que tiene la economía de China (nuestro principal aliado comercial), recordemos que China tuvo un crecimiento económico promedio superior al 10% entre los años 2002-2012, y el entorno económico en Perú por esos años fue favorable, ya que la materia prima (oro, cobre, plata, etc.) que exportaba, experimentó precios altos, es decir, las exportaciones de los metales, originó que ingresará dólares a nuestro país, ocasionando que exista un exceso de oferta por así decirlo, y como existía muchos dólares en el mercado, ello empujó al dólar a la baja, principio básico en economía, el exceso de oferta hace que el precio caiga. A este factor también se suma, la fuerte inyección de dólares que sacó al mercado EE.UU (Reserva Federal), con la finalidad de mitigar los efectos de la crisis financiera internacional (set. 2008), con la caída del banco de inversión- Lehman Brothers; esta inyección de divisas sale de EE.UU de forma de movimiento de capitales y hace que se incremente la cantidad de dólares en otros mercados, como el nuestro, e inevitablemente empuja el tipo de cambio a la baja, estos factores hicieron que el dólar este en promedio a 2.60.


Actualmente, el tipo de cambio fluctúa en 3.10 soles por dólar y dentro de los factores que han empujado a la apreciación del dólar, está el final del programa de inyección de divisas que anunció la FED (EE.UU) el año pasado, a ello se suma el anuncio de subir la tasa de interés del dólar en forma progresiva, es decir, el dólar será más caro que las demás monedas, ello hizo que las expectativas en el mercado cambiario actúen rápidamente, por otro lado, está el débil crecimiento que viene experimentando la economía de China, ello genera que las exportaciones y el precio de los metales se desplome, y por ende ya no ingresa dólares al mercado peruano, haciendo que exista escases de la divisa y frente a esta escases (oferta) de dólares el precio sube, asimismo, hay que indicar que la inversión extranjera directa ha caído, debido a problemas sociales, tasa de interés de retorno, etc. es decir, los inversionistas llevan sus capitales a lugares donde su capital genere una mayor rentabilidad, las remesas también han caído, ya que la economía global está creciendo a una tasa muy baja, ello hace que no ingresen dólares al mercado peruano, y otro factor crucial que también afecta el tipo de cambio, es el periodo electoral que ya se viene viviendo y que a la vez genera una incertidumbre en la población, ello hace que los agentes económicos se refugien en el dólar, empujando inevitablemente a la alza. Asimismo, hay que mencionar que el tipo de cambio perjudica a los exportadores, que tienen que canjear el dólar para asumir sus gastos, perjudica a los prestamistas que obtuvieron créditos en dólares y que a la vez contamina la economía; pero para que el tipo de cambio no sea muy volátil o no se caiga bruscamente, siempre interviene el BCRP (Banco Central de Reserva del Perú), comprando y vendiendo dólares (flotación sucia) o utilizando mecanismos como: mover la tasa de encaje, emitir certificados de depósitos, mover la tasa de interés, u otros instrumentos. Por los factores externos mencionados y la incertidumbre interna que se viene viviendo el dólar continuará elevándose, pero en cierta medida el alza también dependerá de la respuesta del BCRP, aunque, en los últimos meses lo que está haciendo esta institución es bajar las tasas de interés, con la finalidad de reactivar la economía, dicho mecanismo hace que se devalúe aún más el nuevo sol y se aprecia más el dólar, lo que hay que entender que el BCRP solo evita altas volatilidades o caídas bruscas en el tipo de cambio, pero no puede luchar frente a las decisiones que toma el mercado.

lunes, 23 de febrero de 2015

Efectos de la caída del precio del petróleo y cobre

 

 A mediados del año 2014 el precio del barril de petróleo tenía un precio por encima de los 100 dólares, después de 7 meses el precio del petróleo se sitúa alrededor de los 50 dólares, una reducción de más del 50%, mientras que el cobre en el mismo periodo pasò de 3.30 dólares por libra a 2.50 aproximadamente. Uno de los factores que explica este fenómeno cíclico es la desaceleración económica mundial, manifestada en una reducción de la demanda, particularmente por el consumo de los productos tradicionales y la fuerte caída en su crecimiento que viene experimentando nuestro principal comprador China, ya que durante el periodo de auge crecía alrededor de 12%, el año 2014 solo creció 7.4% y se proyecta para este año un crecimiento de 6.5%. La lenta recuperación que viene experimentando la economía mundial estaría afectando a los precios de las materias primas y las decisiones de los consumidores.


El otro factor es el exceso de oferta de petróleo que se vienen produciendo en los países como: EE.UU, Arabia Saudita, Irán, Irak y Rusia, ellos continúan produciendo petróleo, a pesar de la débil demanda y el anémico crecimiento que experimenta la economía global, ello hace que el precio del commoditie se caiga, principio básico de economía, cuando existe exceso de oferta, el precio inevitablemente cae. A Perú dicha caída en el precio le ha convenido, ya que nuestro país es un importador de petróleo, la misma que ayudará en cierta medida a mantener la inflación dentro del rango meta y puede coadyuvar a incrementar unas décimas del PBI o a dinamizar la economía, ya que el ahorro por así decirlo que se tiene por la baja en el precio del petróleo puede ser destinado a la compra de otros bienes y/o servicios, por este factor la economía puede que se beneficie, es decir, el país se beneficia con la baja del crudo, ya que disminuye los productos que son derivados del petróleo como: costos de transporte, sustancias químicas, gasolina, querosene, plásticos, bolsas, detergentes, cables eléctricos, mangueras, azufre, carbón, lubricantes, velas, etc.

Para complementar el análisis, se tiene que el precio del petróleo tendrá un efecto distinto en los países de Latinoamérica, haciendo un análisis desde julio de 2014 a febrero de 2015 se tiene que, los habitantes de Montevideo fueron los que más se beneficiaron, ya que el galón del combustible pasó de 7,67 dólares a 5,67 en este año. Los bogotanos percibieron una disminución de 0,18 dólares por cada galón de gasolina en el mismo periodo. Esto mismo sucedió con el combustible panameño, que pasó de costar 4 dólares por galón a 2,4 dólares. (Panamá es importador neto de petróleo y por eso se rige por el precio internacional del crudo y bajo la misma cotización lo comercializa). En argentina los 5,44 dólares que se pagó por cada galón llegó a 4,88 dólares. El galón de gasolina en Quito cuesta 2,19 dólares; es decir, 0,41 dólares más barata. Aunque hay ciudades como Brasilia que ha experimentado efectos contrarios, los habitantes de la capital de Brasil están pagando hoy 4,2 dólares por cada galón, lo que supone un aumento de 0,1 dólares, igualmente México que está pagando 0,50 dólares más en el mismo periodo. En Santiago de Chile, la gasolina tiene un precio de 5,59 dólares; 1,39 dólares más que en julio pasado; mientras que en La Paz, que es uno de los más baratos de la región, se mantuvo en 1,8 dólares por galón.

Algo que no pasa con el cobre, ya que Perú es el tercer productor mundial de este commoditie y el precio esta que se desploma y dentro del análisis se explica que la caída del precio se debe a la desaceleración económica de China, la misma que comprará menos materias primas (cobre) para fabricar productos, debido a que los otros países no comprarán sus productos, por otro lado están los stock o inventarios de cobre que tienen las empresas chinas producidas con el boom minero. Asimismo, se explica que los proyectos que tiene Perú en relación a la explotación de cobre tendrá un efecto debido al precio, ya que algunas empresas pueden postergar las explotaciones hasta que suba el precio del mineral, pero ello afecta la inversión, el empleo y no dinamiza la economía, dicho efecto tendrá un impacto en el canon minero que es distribuido a los gobiernos regionales y locales, principalmente a las regiones que producen este metal; la dependencia de las materias primas, tendrá un fuerte efecto en algunas economías, lecciones que permitirán que los países vayan preparándose y diversificando su producción, con el objeto que contrarrestar los shocks externos.




Las Exportaciones Peruanas y su Caída


 

Las exportaciones en el año 2014 disminuyó en un 10% en relación al año anterior, ello debido a la fuerte caída que experimentó las exportaciones tradicionales, particularmente el sector minero cayó un 16%, mientras la minería no metálica disminuyó cerca del 9% y el sector químico (-0.3%), es decir, en el año 2014 se exportó un total de US$ 38,181 millones, mientras que en el año 2013 se exportó un total US$ 42,577 millones, y se proyecta que para el presente año continúe bajando.

Los factores de la caída de las exportaciones y del PBI se debe al anémico crecimiento que vienen experimentando las economías de Europa y Asia, particularmente la economía de China nuestro principal socio comercial, ello nos invita a buscar otros mercados y diversificar nuestra producción, no solo se tiene que pensar en una economía primario exportadora, sino que se tiene que ampliar la cartera de envíos, es una de las formas de paliar la dependencia que se tiene con los productos tradicionales.

La política implementada por el MEF de reducir la tasa del drawback, no soluciona la caída de las exportaciones que viene cayendo por tercer año consecutivo, esta política en el largo plazo es perjudicial y no alivia la problemática de los exportadores que buscan generar rentabilidad, lo que se tiene que implementar es políticas diseñadas a fortalecer otros sectores y mejorar nuevos productos, volverlos competitivos, ello es una de las formas de ampliar nuestra cartera de productos y volverlos atractivos en otros mercados.

Dentro de los productos tradicionales que se exporta, se tiene la caída de la producción de oro, ya que en el 2013 se registró una producción por un total de 139’ 959,931 gramos finos, mientras que en el 2014 se registró una producción por un total de 125’ 362,110 gramos finos, lo que significó una disminución del 10.43%. Este indicador nos da a entender que los países que demandan oro en el mundo han disminuido sus compras, dicho indicador ha hecho efecto en la inversión, es por ello que la Inversión minera en el Perú cayó en 11.07% en el 2014 con relación al año anterior, a ello se suma los conflictos sociales relacionados al sector minero que limita la inversión.

La caída de las exportaciones con la disminución del precio de los metales reflejada también en una menor producción, ha generado que las ganancias de las empresas mineras que cotizan en la bolsa peruana caigan, ello ha contribuido a disminuir las expectativas de invertir en este sector, las mineras que reportan un mayor descenso de sus ganancias serían, Volcan, Buenaventura y Cerro Verde.

Nuestro país, cuya minería es vital para la economía ya que es responsable del 60% de las exportaciones, es el tercer productor mundial de cobre y de zinc y el quinto de oro, este ranking explica la desaceleración de las exportaciones y la débil atención que ha prestado el Estado a los envíos externos y que continuará a la baja en el presente año.


Las regiones más afectadas y que viene disminuyendo su canon y regalías mineras, y que a la vez concentran el futuro de la minería en el Perú son: Apurímac, Arequipa y Cajamarca las mismas que concentran el 52.4% de la cartera de proyectos mineros, la cual está valorizada en aproximadamente en US$ 61,000 millones; estas regiones son las preferidas por los inversionistas mineros, y sus proyectos emblemáticos son: Las Bambas en Apurímac, Minas Conga en Cajamarca y la Ampliación de Cerro Verde en Arequipa, y si no se reactiva la economía mundial, los inversionistas postergarán las explotaciones, aunque EE.UU se viene reactivando y se espera que con la implementación de las nuevas políticas fiscales para el presente año haga efecto en las otras economías del globo.

lunes, 5 de mayo de 2014

Crecimiento Económico y Brechas Sociales

En Perú se resalta que el crecimiento de la economía ha contribuido en la mejora de algunos indicadores económicos y sociales; sin embargo, aún hay brechas por superar, sobre todo en las zonas rurales, donde existe mucha desigualdad. La pobreza en el Perú desde el año 2001 al 2012 se redujo significativamente pasando de del 54.7% al 23.7%, es decir, unos 7,7 millones de habitantes salieron de la pobreza, mientras que las personas que viven en situación de pobreza extrema disminuyeron de 24,4% a 5,5% en el mismo período; es decir, más de 1,5 millones de personas se encuentran en esta condición. En la zona urbana, la pobreza cayó de 42% a 14,5%; y en las áreas rurales, de 78,4% a 50,8%.

Fruto del crecimiento económico durante los 11 años, el PBI tuvo un crecimiento promedio de 6.4%, ello ha coadyuvado para que la tasa de desempleo se mantenga constante entre 8.00% a 8.50% y que disminuyó de 6,8% a 6% del 2012 al 2013. En el caso de los habitantes que tienen un empleo, el 25,5% tiene un trabajo relacionado con la agricultura, mientras que el 26,2% está ocupado en el sector comercio y el 10,5% en manufacturas. El 5,7% labora en construcción y solo el 1,3% en minería. El crecimiento económico es muy importante para mejorar la calidad de vida, pero ello no es suficiente para reducir la pobreza y disminuir las brechas de desigualdad, ya que aún continua pendiente el acceso a los servicios básicos y de calidad, y que aún el gobierno hace oídos sordos frente a este tema, el 30.9% de la población no tiene acceso a los servicios de agua potable, el 38.9% no accede a servicios de desagüe y el 23.9% no accede a servicios de alumbrado eléctrico, estas cifras en zonas rurales son más alarmantes todavía.

Si bien es cierto que el crecimiento sostenible ha mejorado las condiciones de vida de algunos peruanos, aún existe brechas amplias por solucionar, dentro de las mejoras esta la generación de empleo, ya que entre el año 2001 y 2011, la población ocupada pasó de 65.7% a 70.9%, y entre 2004 y 2011, la población ocupada con ingresos inferiores a la línea de pobreza se redujo de 26.7% a 19.7%.

Asimismo, en relación a los indicadores de salud y de educación, entre los años 1991 y 2011, el porcentaje de menores de 5 años de edad con desnutrición global disminuyó de 8.8% a 4.1%, y entre los años 1991 y 2012, la desnutrición crónica en menores de 5 años bajó de 37.3% a 18.1%. Asimismo, la reducción de la tasa de fecundidad entre mujeres adolescentes, entre los años 1991 y 2011 ha sido lenta, pasando de 74 a 61 nacimientos por cada 1,000 mujeres. Además, existe una reducción en la tasa de la mortalidad infantil y de la niñez, ya que entre los años 1991 y 2011, se redujo en 70.9%, mientras que la reducción relacionada con la niñez fue de 73%. En cuanto a la salud materna, en Perú se redujo la mortalidad materna en un 65% entre los años 1991 y 2011. En relación al tema educativo, a pesar de las limitaciones en la calidad de enseñanza, el número de menores entre 6 y 11 años que cursa educación primaria, subió de 91.5% en 2002 a 96.1% en el 2011. A su vez, la tasa de alfabetización, creció de 97.1% a 98.4% (2011). En cuanto a la desigualdad entre los géneros en todos los niveles de enseñanza, si bien se ha cerrado la brecha de género a nivel nacional, las mujeres siguen percibiendo en muchos sectores una remuneración 30% menor que los varones.

Este avance en números a ciencia cierta pareciera que muchos peruanos han dejado de ser pobres y han mejorado su calidad de vida, pero muchas veces el crecimiento económico, el incremento del gasto social, la mejor calidad y focalización de los programas sociales, y el incremento de la inversión pública no se refleja en los pobladores que habitan en las zonas rurales y también en habitantes de las zonas urbanas que carecen de empleo. En zonas rurales se observa que los programas sociales han adormecido a muchos peruanos que tenían iniciativas emprendedoras, empresariales y productivas; si bien es cierto que el promedio nacional es alentador, aún existe regiones de ámbitos urbano y rural, etnias y géneros, que tienen una pobreza total superior al 50% como son: Apurímac, Ayacucho, Cajamarca, Huancavelica y Huánuco, y las políticas de Estado y nuestros representantes de los gobiernos regionales y locales poco o nada han hecho por sacar de esta situación a muchos peruanos, por lo que su situación de pobreza aún continua postergada.

El país ha tenido avances significativos, en relación a las metas del milenio y que se han cumplido antes del año 2015, aún es un tema por tratar la universalización de la educación, salud, alta desigualdad, seguridad ciudadana y otros indicadores, que se tiene que realizar esfuerzos continuos por solucionarse. Es necesario una atención integral en el cual el gobierno nacional y local juega un rol importante para atender otras formas de pobreza como la desnutrición crónica, salud, educación, otros. Un tema por solucionar es la desigualdad, y que aún los gobiernos no ha realizados los merecidos esfuerzos por tratar de disminuirlo, y las zonas rurales son las menos atendidas, en muchos temas y dentro de los principales está el acceso a los servicios básicos, ello tiene efectos letales sobre los niños y las madres, por lo que los que nacen en hogares pobres, tienen salud débil, trabajan desde niños, les es difícil completar la secundaria, sin ella, no consiguen trabajo, y quedan en la marginalidad. (Fuente: INEI, OMS, PNUD)




Efectos de la Política Monetaria en la Economía Peruana


El Banco Central de Reserva del Perú- BCR la semana pasada decidió reducir por cuarta vez en el año los requerimientos de encaje en soles, con el objeto de impulsar el crédito y haga efecto en el crecimiento económico pronosticado para el presente año en 5.1%. Esta decisión también se complementa a la reducción de la tasa de interés de referencia que lo redujo de 4.25% a 4.00% después de 29 meses de mantenerlo constante.

Esta política monetaria en cierto grado expansiva, ayuda a predecir el futuro, y está enfocada a generar dinamismo económico y mantener el crecimiento, apuntando a que dichas políticas (reducción de la tasa de encaje y de la tasa de interés de referencia), continuaran así para el año 2014. Aunque la reducción de la tasa de interés ha sido tardía, ya que debería aplicarse a inicios de año, debido a su efecto tardío. La reducción de la tasa de encaje ha sido significativa, ya que el encaje marginal en soles se ha reducido del 30% al 15% en los últimos 6 meses, mientras que la tasa media máxima pasó de 20% a 15%.
En conjunto, estas medidas han permitido liberar recursos por más de S/. 5,000 millones, un flujo equivalente a casi el 5% de los créditos en soles existentes, lo que para este mes habrá más liquidez en el mercado. El sistema financiero ha reaccionado a este impulso con un mayor dinamismo del crédito en soles, cuyo ritmo anual ha pasado de 17.6% en junio a 21.7% en octubre (crédito al sector privado en soles).

Actualmente, la mayoría de bancos centrales en el mundo mantienen políticas monetarias expansivas para evitar el riesgo de una recesión global, a excepción de Brasil e Indonesia, que tienen una alta tasa de interés de referencia debido a la alta inflación que les aqueja, pero es probable que en general las economías emergentes mantengan este sesgo, aún si la tasa de interés se bajara en 25 pbs. más, no se observaría problemas de inflación para el 2014.

Asimismo, frente a la brusca volatilidad del tipo de cambio, el BCR cuenta con reservas internacionales suficientes para hacerle frente a estos movimientos y a la incertidumbre global, que pueden alterar la estabilidad financiera considerando el aún elevado nivel de dolarización del sistema financiero que tiene el Perú y que es alrededor de 40%. A la fecha se cuenta con USD 66,067 millones de reservas internacionales netas-RIN. El BCR ha realizado año tras año compras netas de dólares que le han permitido alcanzar un nivel holgado de reservas internacionales, ello lo hace con la finalidad de mantener estable el tipo de cambio y no se dispare el precio del dólar, a esta medida en economía lo llaman flotación sucia. En el 2012 el BCR compró un monto récord por USD 13,179 millones. Durante el periodo enero-abril del presente año continuó comprando USD 5,210 millones; ello lo hizo con la finalidad de sacar dólares del mercado y no permitir que el dólar continúe disminuyendo de precio (S/. 2.30). A partir de mayo de este año, cambiaron las expectativas y el BCR procedió a efectuar ventas directas por USD 5,206 millones hasta el 09/12/2013, ello debido a que el dólar se incrementó de precio (S/. 2.80); es decir, tuvo que inyectar dólares al mercado para evitar que el dólar no continúe elevándose de precio. En otras palabras, las ventas directas de dólares del BCR implican un aumento de dólares en la economía, y se reflejan en parte en mayores depósitos en dólares en el sistema financiero, y por ende limita la elevación del precio.

Asimismo, la reducción de encajes en soles a partir de diciembre pasó de 16% a 15%, tanto en el encaje marginal como en el límite máximo del encaje medio, adicionalmente esta medida impulsa el crédito, y apunta también a proporcionar una mayor disponibilidad de soles al mercado. El circulante (billetes y monedas en poder del público) registró un crecimiento anual de 11.9% a noviembre, ritmo menor al 18.3% registrado en el 2012. Diciembre es un mes en el que estacionalmente aumenta la demanda por soles, tanto para el pago de gratificaciones como por gastos vinculados a la campaña navideña y de fin de año. Dadas las condiciones del mercado cambiario, el BCR continuaría haciendo uso de instrumentos para abastecer al mercado de la liquidez necesaria.
De igual manera, la demanda interna a la fecha se mantiene relativamente fuerte y eso es importante, ya que no hay señales para adoptar un estímulo monetario, dentro de ellos la importación de los bienes de consumo duraderos, mientras que las exportaciones no tradicionales aún están creciendo y expandiéndose. El sector textil está afectado y si bien las exportaciones no tradicionales crecen a un ritmo bajo, aún están siguen expandiéndose. A las exportaciones no las están afectando la caída en el precio del dólar ya que han retrocedido las cotizaciones del cobre, zinc y plomo. Cabe indicar que, la política monetaria afecta a la demanda interna y no a los precios internacionales.

Finalmente, un poco más y se apaga las expectativas de crecimiento económico, ello gracias a los comentarios emitidos por el Presidente de la República y el Ministro de Economía donde manifestaron que la crisis financiera ya está afectando nuestra economía, y que el Perú no crecería en 6% sino en menos, ello afecto de manera negativa la reacción de los agentes económicos, y que también es un factor importante que repercute en el crecimiento económico.

miércoles, 28 de agosto de 2013

Efectos del Aporte de los Trabajadores Independientes en la Economía



La Ley N° 29903- Ley de Reforma del Sistema Privado de Pensiones (19-07-2012), el Reglamento de Ley de Reforma del Sistema Privado de Pensiones, aprobado por el D.S. N° 068-2013-EF del 03-04-2013 y las Normas reglamentarias para la afiliación de los trabajadores independientes al Sistema Nacional de Pensiones aprobado por D.S. N° 166-2013-EF del 07-07-2013, toda esta normativa, ha generado una serie de problemas y controversias en el mercado laboral y es posible que informalice aún más el país en temas laborales, dicho decreto entró en vigencia el 01-08-2013. 

En dicha Ley estipula que esta obligados a aportar al Sistema Privado de Pensiones (AFP), o al Oficina de Normalización Previsional (ONP), los trabajadores independientes que perciban rentas de 4ta y 5ta categoría, los trabajadores independientes que no superen los cuarenta (40) años de edad a partir del 01-08-2013 y los ingresos obtenidos por el trabajo prestado en forma independiente con contratos de prestación de servicios normados por la legislación civil. El aporte será obligatorio y gradual, es decir, los trabajadores que perciban entre S/. 750 y S/. 1,125 aportarán el 5% a 7%, hasta finalizar el año 2014; el año 2015, aportarán el 10%; a partir del año 2016, aportarán el 13% de su remuneración, por lo que si un trabajador gana S/. 1,500 aportará S/. 195 a la AFP u ONP (ello estará en función al sistema al que se afilie ya sea AFP u ONP).

Es decir, si un trabajador que tiene ingresos con recibos por honorarios por más de S/. 750 (Remuneración Mínima Vital- RMV) y que aún no pasa los 40 años de edad o nació el (01/08/1973), estará obligado a aportar a un sistema de pensiones ya sea AFP o ONP. De igual manera los trabajadores que tienen un trabajo dependiente con una empresa y está en planilla, también deben aportar como independiente y si ya está en el Sistema Privado de Pensiones (SPP), su aporte lo hará a la AFP en la que está afiliado, es decir, tendrá una sola cuenta individual. Los nuevos deberán hacerlo con HABITAT, tal como lo mencionamos en un artículo anterior.

Si un trabajador gana menos de S/.1,125.00 aportará el 5% a la AFP y el 7% a la ONP, pero si sus ingresos son mayores a tal monto, aportará el 13%, y si un trabajador independiente gana S/. 750.00 deberá aportar S/. 37.5 a la AFP y S/. 52.5 más la comisión a la ONP (por la administración de su fondo de pensiones) y el seguro respectivo, y si gana menos de S/. 750.00 no aportará a la AFP ni a la ONP.

El aporte pensionario de los independientes rige desde este mes; por lo tanto, si va a emitir un recibo por honorarios, la empresa con la que tiene relación (agente de retención de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria) deberá hacer el respectivo descuento, detallándolo en el reverso del documento de forma manual, es decir, no necesitará imprimir nuevos recibos, en caso desee cambiar los recibos por honorarios, deberán incorporar en dicho recibo el ítem descuento por pensiones (AFP o ONP), aparte del impuesto a la renta (IR).

Estos problemas que se ha generado en el sistema de aportes, puede informalizar aún más el mercado laboral, y ocasionar problemas en la economía, ya que existirá menos dinero en el mercado, por lo que el factor consumo de las familias disminuirá y por ende el dinamismo económico, que ya está afectando a la economía peruana por efecto contagio de la crisis financiera internacional. Por lo que los trabajadores se resistirán a aportar y buscarán los medios para sacarle la vuelta a la Ley, y veamos cómo lo pueden hacer. Si un trabajador gana S/. 1,000.00 y quiere sacarle la vuelta a la Ley, puede emitir dos recibos por honorarios fraccionados, por un mismo sueldo, solo tendrá que visitar mensualmente a la AFP o a la SUNAT para hacer su declaración de ingresos. Otra modalidad que aplicarán los trabajadores independientes y que realizan actividades temporales, en muchas oportunidades solo trabajan de 3 a 4 meses al año, y si trabajan más tiempo lo hacen en varias empresas, las mismas que fijan su remuneración por debajo de sus capacitadas por el exceso de oferta laboral que existe, buscarán la forma que sus empleadores les paguen sin que ellos emitan recibo por honorarios, o se puede dar el caso de que algunos trabajadores busquen facturas a nombre de la empresa en la que están laborando, para que en base a ello cancelen sus honorarios, es decir, los trabajadores informales que tienen escasas oportunidades laborales buscarán la forma de no aportar a la AFP o ONP, ya que necesitan liquidez para sobrevivir, ello debido a que no tienen una remuneración fija, segura, sino temporal.

Amigo lector, si desea elegir en cuál de los dos sistemas afiliarse lea el artículo: ¿Qué comisión de AFP Elegir, por Sueldo o por Saldo?...









viernes, 7 de junio de 2013

La Desnutrición Crónica y su Efecto en la Economía



La desnutrición crónica infantil, es uno de los problemas principales que afecta la pobreza de manera directa y limita el crecimiento económico de los países; veamos por qué. Un niño hasta los tres años, completa el 80% del desarrollo de su cerebro, mientras que el 20% lo completa hasta los cinco. Es decir un niño mal nutrido, tiene escasas posibilidad de aprender en la escuela, ello hará que su futuro sea limitado, ya que, si es que ingresa a estudiar a un instituto o universidad, su rendimiento y aprendizaje será bajo, y por ende saldrá de las aulas un profesional no competente, y como limitadas oportunidades de alcanzar niveles de ingresos óptimos; es decir, los niños malnutridos sufren daños irreversibles, crecen menos, son más débiles y sus cerebros no se desarrollan completamente, a ello se suma las escasas oportunidades de ingresar al mercado laboral, incrementar su productividad y aportar al dinamismo económico en un futuro.
A nivel mundial, un informe del organismo internacional Save the Children, estima que un cuarto de los niños se desempeña mal en las escuelas como consecuencia de la desnutrición crónica, y que además los niños con desnutrición crónica tienen un 20% menos de posibilidades de saber leer y escribir que aquellos con una dieta de nutrientes necesarios. Además, los niños desnutridos tienen un 12,5% más de posibilidades de cometer un error al redactar una frase sencilla y cometen un 7% más de errores al responder preguntas numéricas que los que tienen una dieta adecuada. Asimismo, dicho organismo internacional hizo un estudio en la que siguió durante dos décadas a 3,000 niños de cuatro países -Etiopía, India, Perú y Vietnam- reveló que el impacto de la desnutrición en los niños de hoy podría costarle al mundo un total de US$ 125 mil millones para cuando alcancen la edad adulta, en el año 2030. “Los niños desnutridos reciben un 20% menos de ingresos que los niños bien alimentados. Esto indica que la desnutrición puede ser una gran barrera para el desarrollo económico. En los países de menores y medianos ingresos, puede reducir el PBI entre 2% y 11%”.
Un estudio elaborado por la ALDI y la FAO-"Seguridad alimentaria y comercio intrarregional de alimentos", manifiesta que alrededor de 50’000,000 de personas padecen hambre en Latinoamérica y El Caribe, pero el hambre ha disminuido a 24,2% respecto a 1990, cuando eran 66 millones, entre otras causas, se destaca el aumento de la demanda de alimentos, la aparición de los biocombustibles, y el cambio climático. Pese a los avances en materia alimentaria que ha conseguido la región y su crecimiento económico de los últimos años, aún se continua en una situación agravante, ya que "uno de cada diez latinos está en una situación de extrema pobreza", a ello se suma los altos niveles de desigualdad que se tiene, por la mala distribución de la riqueza.
Según los cálculos de la FAO, el coste de la malnutrición en sus diferentes formas -desnutrición, carencia de nutrientes, sobrepeso y obesidad- podría alcanzar hasta un 5% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial o lo que es lo mismo a 3,5 billones de dólares, equivalentes a 500 dólares por persona.

A nivel nacional, la pobreza en el 2012 se redujo en 25,8%, pero aún existen 7,8 millones de peruanos pobres, de los cuales los más afectados son los niños, ya que en esa cantidad de peruanos se encuentran niños que están mal nutridos y que tendrán escasas oportunidades de acceder a mercados laborales dignos, ser competitivos y aportar al PBI nacional, en la zona rural esta problemática se triplica. En Perú dos de cada diez niños sufren de desnutrición crónica, mal aún postergado por los gobiernos de turno; si bien es cierto que los intentos por atacar se están reduciendo, ello aun es lento, y después se quejan de existir pobreza en el Perú, ya que en el año 2007 el 30% del total de niños eran desnutridos, al finalizar el 2012 se disminuyó al 19%. Para continuar reduciendo más de prisa, se tiene que incorporar una serie de programas que no solo tiene que ver con la alimentación, sino con la madre, sus actividades, su economía, las EDAs, las IRAs y otros factores, dentro de ellos el acceso a la información y la capacitación por parte de los docentes, que las madres aprendan a aprehender.

La mala nutrición conlleva a unos costes sociales y económicos altos, que a largo plazo, los países se ven atrasados, porque no aportan al crecimiento, si es que lo hacen lo hacen escasa y lentamente y, con insumos de mala calidad, otro costo que asumen los países, es que tienen que alfabetizar, y con escasas probabilidades de que aprendan bien las personas; es decir, la desnutrición infantil es un obstáculo en el desarrollo de los países más pobres.
Finalmente, si es que se desean contribuir con la desnutrición que ya tiene demasiados factores agravantes, los gobiernos de turno deben direccionar las inversiones a las investigaciones agrícolas que aumenten la productividad, la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos, la mejora del rendimiento nutricional de las cadenas de suministro, así como el aumento de la calidad nutricional de los alimentos mediante su enriquecimiento, ya que el problema de la malnutrición es muy complejo, por lo que se debe trabajar de manera más compleja a nivel institucional y multisectorial, e involucrando a los diferentes actores, locales, regionales y nacionales.